¿Cómo saber si tienes una mascota feliz?

Quién diga que los animales no expresan emociones, es porque nunca ha vivido con uno. Perros, gatos e incluso los animales de compañía no convencionales tienen maneras muy particulares de demostrar su tristeza, su enojo y su alegría. Si has notado alguna de las siguientes señales  ¡felicidades! Tienes una mascota feliz a tu lado.

Se frota contra ti.

Esto es muy común en el caso de los gatos. Estos animalitos cuentan con glándulas en las mejillas con las que logran marcar su territorio. Si se frota contra ti significa que te quiere tanto como si fueras de su propiedad. Este es un gesto completamente conductual que no implica necesariamente un vínculo afectivo, sin embargo, el que lo haga contigo es un indicador de que está sano y feliz.

Te hace regalos.

Este es otro tierno gesto muy común en los felinos. Se acerca a ti y pone algo en tu regazo, a veces es uno de sus juguetes, otras son presas u otras cositas que encuentra en el camino. Estos son «regalos» para sus propietarios que indican que quiere contribuir con su hogar.

Una mascota feliz tiene gran apetito.

¿Tú sientes las mismas ganas de comer cuando estás triste o enfadado? Las mascotas tampoco. En la mayoría de las especies, el apetito no excesivo es una señal de salud y bienestar. Si tu amigo come con entusiasmo las porciones que le sirves, está muy claro: es feliz y se siente a gusto.

Quiere estar contigo.

¿Tu perrito es de esos que te sigue incluso si vas al baño o la cocina? Que tu mascota quiera estar a tu lado es un claro indicador de que se siente cómodo, protegido y feliz contigo. Cabe aclarar que existen casos que pueden estar relacionados a alteraciones conductuales como ansiedad por separación, entre otras, por lo que lo que es importante observar si tu mascota se siente tranquilo, aun cuando no te encuentres cerca de él. Si además de esto, cada que quieres pasear o jugar con él mueve su cola con frenesí, levanta sus patitas o da saltitos, significa que la alegría por pasar tiempo juntos lo rebasa.

Juega pero no destruye.

Un comportamiento habitual en las mascotas es que muerdan sus huesitos de carnaza o sus juguetes, incluso pueden llegar a morder con suavidad a sus propietarios porque la boca es uno de sus medios para explorar su entorno; sin embargo, si un perro o gato adulto muerde mucho y de forma violenta y destructiva, podría ser un signo de estrés o aburrimiento.

Curiosea.

Ser curioso es parte del carácter de los animales. Cuando una mascota se siente segura y feliz, tiene la confianza de mostrar interés por el mundo que lo rodea y explorar su entorno; Por ejemplo huele las bolsas que trajiste del súper, a las visitas que llegaron a casa o se asoma por la ventana, todo es novedoso y atractivo cuando es una mascota feliz.

Confía en ti.

Una de las evidencias más claras de que nuestra mascota es feliz a nuestro lado es la confianza. Si duerme contigo, lame tu mano o se pone de pancita para ti, significa que confía en ti sin reparos y no le importa ponerse en una situación vulnerable. En suma, tiene la certeza de que tú nunca lo vas a lastimar.

 Tiene carita de felicidad.

Las miradas nunca mienten. Si cuando tu mascota te mira tiene los párpados relajados, parpadea suavemente y le brillan los ojitos, es señal de que se ilumina al verte. En el caso de los gatos, un gesto muy evidente de felicidad es el ronroneo; Mientras que los perros son aún más expresivos y cuando están felices relajan tanto la mandíbula que incluso parece que están sonriendo.

¿Cuántos de estas señales has visto en tu mascota? Si sospechas que tu mascota está triste, visita a tu veterinario, así podrás saber qué necesita tu amigo para ser más feliz y estar sano a tu lado.

¿Quieres más consejos para el cuidado de tu mascota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *